La sodoma y gomorra comunitaria o el viaje astral como método de objetividad absoluta

Publicado en por armak de odelot

Eran otros tiempos, llamados bíblicos.

Erase una comunidad de vecinos, mal avenida, en un rincón sombrío del país de los mil cuentos. Érase un blogcindario donde antaño la libertad y toda opinión tenía cabida y brillaba como fuente de luz y conocimiento.

 


Más con el transcurrir del tiempo fué alejándose poco a poco de sus principios y postulados y fué cayendo en el chismorreo fácil, la falsa noticia y el doble sentido del comentario malintencionado.

  


Por lo que Dios indignado ante lo que estaba sucediendo llamó secretamente a Lot y llevándole en volandas a un discreto reservado díjole de aquesta manera:

  


No me queda otra Lot, mi fiel cumplidor de la palabra,

que ante tanta infamia y tanta orgía de palabras sin sentido

 y ante tanta bacanal sin desenfreno alguno de improperios que arrase la que hasta ahora es y era, vuestra mia comunidad.

 

A lo que Lot suplicando dijo: Y si consigo que me lean y llevar tu palabra al menos a 100.000 fieles. ¿ Se salvarías aquesta , que es, nuestra comunidad?

 

Dios, sin pensárselo mucho y ante la insistencias de su fiel servidor, replicó: Que así sea. En una semana te emplazo para que tal hecho suceda.

 

Como es de suponer, el santo Lot, COMO POSEÍDO, anduvo toda la semana lanzando proclamas inflamatorias de todo tipo buscando ser leído de cualquier manera y lo más posible.

Buscó ayuda en los vecinos de la comunidad, visitando de uno en uno sus asentamientos, pero cada uno de ellos estaba tan enfrascado en su diatribas y pajas mentales que su esfuerzo no se vió recompensado.

 

Se pasaba todo el día mirando el índice de audiencia, pero el número de visitas no aumentaba.

 

Desolado, al cabo de la semana, se presento a su Dios y le dijo: Señor, hoy en día en el mundo reina tanto caos y confusión que me ha sido totalmente imposible conseguir que me oiga tanta gente.

 

Pero,y si dejáramos en 10000 la audiencia ¿ Se salvaría aquesta, que es nuestra comunidad?
En su infinita p

aciencia, Dios le dió el sí a su nueva propuesta.

 

Pero volvió a pasar más de lo mismo

y así tras nuevos regateos infructuosos llegamos al punto en que Lot con los ojos enrojecidos por las lágrimas, osó de nuevo decirle al señor:

 

OH, Señor, y si al menos lograra que me escucharan tres personas, se salvaría aquesta, que es nuestra comunidad.


A lo que el Señor balbuceó ya por aburrimiento: Que así sea.

ESTA VISTO QUE AL HOMBRE LE CONDENAN SUS PALABRAS. PORQUE ASÍ ME VEO, CONDENADO, POR SALVAR al MUNDO
Entre yo escribiendo, yo mismo leyéndome y entrambos alucinados.

Etiquetado en ARTICULOS de OPINION

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post