¿ Qué tendrá el amor que todos lo buscan para su perdición? O La fatalidad nos lleva siempre al bipartidismo

Publicado en por armak de odelot

 

¿ Qué tendrá el amor que todos lo buscan para su perdición? o La fatalidad nos lleva siempre al cajón de salida 

Si existe alguna palabra equivalente a inmovilismo sin referirse de alguna u otra forma al movimiento es la fatalidad de las cosas.

La fatalidad es algo inherente al hombre y es el tipo de fatalidad que toma una persona la que la define.

La fatalidad es puntual o sea se determina y pone en funcionamiento en un día determinado. Es ese  momento de la vida en que ante varias opciones uno elige el camino a seguir y lo hace sin torcerse. Normalmente esta decisión está motivada por una circunstancia ajena a él mismo que le marca de por vida.

Casi todxs las personas que sobresalen en la vida suelen reconocer que en un momento de su vida tomaron esa determinación de seguir la llamada con tal fuerza que lo recuerdan continuamente como si fuera la caída de Saulo del caballo.

La fatalidad es como el tiempo, inmutable. O sea, como la personalidad. Pase lo que pase y por donde se pase y como las pases no escarmentamos ni cambiamos ni aunque nos arreen.

La fatalidad no tiene signo. Puede ser positiva o negativa. Pero siempre tiene un mismo denominador para el conjunto de todas ellas. Igual que que cuando nace nunca se olvida siempre existe en el futuro de las vidas tocadas profundamente por ella, ese otro momento en que echando la vista atrá uno se pregunta si hizo bien o no en tomar esa decisión y que hubiera sido de su vida si hubiera hecho caso omiso de ella.

A eso le llamo yo volver al cajón de salida. ¡ Cuantos hubiéramos querido tener varias vidas para poder repartirlas entre diferentes opciones!

El humanx ese ser incapaz de ser feliz por mucho tiempo. Que se cansa rápidamente del triunfo conseguido y que sin dar tiempo a pararse y disfrutar del mismo busca nuevas inquietudes y prefiere arriesgar lo que tiene por una ilusión.

Nunca he entendido a los envidiosos ya que doy por sabido desde siempre que nadie es feliz con lo que tiene ya que se desea siempre lo que no se tiene. Cuando con los años uno asume lo conseguido sabiendo que ha tocado techo es cuando se plantea la fatídica pregunta anteriormente dicha. Tal vez con la vana ilusión de pensar que tal vez erró en el camino elegido.

Yo soy de los que pienso que no vale la pena ni pensarlo ya que la fatalidad nunca dá la menor opción a otra cosa que no sea el destino marcado.

Ya lo dijo Einsten Dios juega a los dados y en la partida de la humanidad las personas jugamos con las cartas marcadas de tal forma que igual que en la misma jugada unos triunfan de farol otros se dan de bruces hasta jugando de mano y con las mejores cartas.

La fatalidad no enseña más que al espectador de la misma. Ya te puedes tropezar mil veces con la misma piedra que volverías hacerlo si te la vuelven a poner.

Y en esas estamos Occidente ha caído en la terrible fatalidad del bipartidismo.

O sea de creerse libre porque elige quién se lleva el honor de robarle y expoliarle impunemente. El sistema electoral de cada país aún siendo diferente, está hecho de tal forma que no dá de sí más que para dos opciones, que aún siendo en el fondo la misma en la forma difieren entre " Esto es lo que hay y o lo tomas o lo dejas"  o " Va a ser que va a ser esto. Quieras o no y te lo tomes como te lo tomes"

Ya digo debe ser la fatalidad el que siendo público y notorio que los bancos son los culpables de esta crisis, no sólo no lo están pagando sino que alegremente le estamos pagando su salvación a costa de nuestra propia penuria.

Pero ahí no queda la cosa, si no que cuando llega la hora de votar votamos a los cómplices de los mismos en vez de votar a una opción que nos defienda de semejante expolio.

Terminando, la fatalidad hay que llevarla con discrección como los cuernos ya que normalmente uno no sabe la que le ha caido encima y por si acaso no es cuestión hacer ni lujo ni ostentación de la misma.


                                                                                        ARMAK de ODELOT


Etiquetado en ARTICULOS de OPINION

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post